Visitillas :D

sábado, 29 de octubre de 2011

Tu mirada es eso en donde me pierdo...

Y digo yo… ¿qué gana mi corazón con estos días engañándose él mismo?
Hace unos días que llevo pensando que ya no le echo tanto de menos, que quizá estoy pasando página, que ya no es como antes… pero han bastado tan sólo unos minutos esta noche para tirar por la borda esos días. 

A quién quiero mentirle: ¿a mis amigos? ¿A mi corazón? ¿A mi esperanza y mis desilusiones? ¿O a mí misma? Unos minutos, no más. Ni articular palabra he podido, más que para decirle a mi amiga que la hubiera matado en ese momento, por llevarme al matadero, porque ella lo vio primero y me llevo ante él, porque es mi amiga y sabe que eso es lo único que podría hacerme terminar bien el día y sonreír como por arte de magia. Lo he tenido a mi lado, unos minutos, viéndole, le ha sentado bien estar fuera, ¡qué guapo está! Mi amiga no paraba de reír como él y mis amigos. Yo me he puesto colorada, aunque más que el hecho de ponerme colorada, he notado que me puse nerviosa, que no me dejaban de temblar las piernas… Cuando se giró para dejar de reír, y volvió a girarse hacia mí… Esa sonrisa natural provocada por la risa anterior, ésa ha sido la causante de mi desborde total… Se acerca, me saluda y me da dos besos… Mientras mis amigos se metían conmigo yo sólo podía pensar en lo feliz que era en ese instante con sólo tenerle cerca. Después ellos seguían por el lugar, un poco más apartados de nosotras, y yo no podía dejar de mirarle… Un mes sin verle, no ha cambiado, salvo para mejor, más guapo, aires de universitario, imagino. Después lo perdí de vista. No sé ni cómo he sido capaz de hablar con la gente escuchándoles, porque no lograba más que oír pensamientos de mi cabeza. Pensando en lo tonta que he sido al pensar que he podido estar olvidándole y recordándome que me va a costar muchísimo…
De repente me ha entrado miedo, sí. Como una presentación de un proyecto, se han venido a mi mente pensamientos muy pasados, como diapositivas, rápidas. Y un pensamiento se ha estacionado en mi cabeza desde ese instante hasta ahora: va a volver a pasar… Va a ser igual que hace mucho, la misma historia, un amor imposible que sólo deja a su paso lágrimas y pequeños detalles que marquen la diferencia entre esas lágrimas y me hagan sonreír. Pero éste es peor, apenas hablo con él, está fuera, no hay más que inconvenientes de por medio, y lo único que eso genera es más sufrimiento. Lo peor de todo es que lo sé, sé que lo voy a pasar fatal… pero es que ya lo veo inevitable, ya veo que voy a pasar por lo mismo, que si algún día logro no recordarle (no puedo decir olvidarme de él, porque es imposible…) voy a volver a caer una y mil veces, como la primera vez… Porque me encantan sus ojos, su pedazo de sonrisa, su pelo, su manera de andar, su forma de vestir, su risa, su tono de voz, sus caras para las fotos… Porque con sólo saludarme hace que me estremezca, que me entran escalofríos si le oigo hablar, porque me ruborizo cuando me hablan de él o está él presente… Porque no sabe que ha roto todos y cada uno de mis esquemas, que no tiene ni puta idea de lo que haría por él, ni puta idea…





De todo esto, lo que logro resumir, es que poco a poco va a salir mi mayor miedo en estos instantes, y reconocer ese miedo es lo que llevo evitando todo este tiempo… y es el miedo a que me esté volviendo a enamorar… 

Maca! 

2 comentarios:

  1. Te sigo desde ya, espero que vos también me sigas a mi, un beso muy grande para vos, cuídate!

    ResponderEliminar
  2. Me paso por tu blog y te sigo :D Este texto es mío :)

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.