Visitillas :D

lunes, 31 de octubre de 2011

Ningún amor muere, sólo cambia de lugar en la memoria...

Yo no soy de mentir, es muy, muy raro que lo haga, y si lo hago es para que los demás crean que estoy bien, por no preocuparles con mis cosas, pero cuando de verdad necesito contar algo, soy sincera…casi siempre, porque no me sale otra cosa. Porque no puedo decir que no me ha encantado verte estos días, mentiría si lo hiciera. 
Mentiría si te dijese que veo sonrisas como la tuya a diario. 
Mentiría si te dijera que tus ojos los preferiría claros
Mentiría si te dijera que no me ruborizo cuando me hablan de ti. Mentiría si te dijera que no te echo de menos cada día. 
Mentiría si te dijera que no maldigo la puta distancia que me impide verte. 
Mentiría si te dijera que no me gustaría tener aunque sea un encontronazo de una noche y adiós. 
Mentiría si te dijera que no quiero verte más
Mentiría si te dijera que nunca he imaginado un “nosotros”. 
También mentiría si te dijera que no he soñado más de dos noches seguidas contigo. 
Mentiría aún más si te dijese que ya no veo tu perfil por si te conectas, o que no me meto a mirar tus fotos antes de dormir para soñar contigo. 
Mentiría si te dijese que no iría a buscarte a cualquier sitio si me dijeras “te necesito”.
Mentiría también si te dijese que no te quiero, que no lloro por ti cuando te pienso. 
Mentiría si les dijese a mis amigos que ya te olvidé, que no me hablen más de ti. Tantas cosas que si las dijera no tendrían veracidad ninguna, porque no hay dios que se las crea. Porque no puedo decir mentiras como ésas, si luego con solo mirar tus fotos o tenerte delante sonrío sin más, no puedo mentir, porque sería mentir sobre ti, sobre mi debilidad, ésa que no me deja vivir sin pensar en ti. 
Porque tú eres mi debilidad en cada segundo, en cada minuto y en cada mes de mi vida, desde aquel mes de junio…



Sólo verle basta para que desborde mis teorías y no me atreva a pensar en otra cosa que no sea él.


Maca! 

sábado, 29 de octubre de 2011

Tu mirada es eso en donde me pierdo...

Y digo yo… ¿qué gana mi corazón con estos días engañándose él mismo?
Hace unos días que llevo pensando que ya no le echo tanto de menos, que quizá estoy pasando página, que ya no es como antes… pero han bastado tan sólo unos minutos esta noche para tirar por la borda esos días. 

A quién quiero mentirle: ¿a mis amigos? ¿A mi corazón? ¿A mi esperanza y mis desilusiones? ¿O a mí misma? Unos minutos, no más. Ni articular palabra he podido, más que para decirle a mi amiga que la hubiera matado en ese momento, por llevarme al matadero, porque ella lo vio primero y me llevo ante él, porque es mi amiga y sabe que eso es lo único que podría hacerme terminar bien el día y sonreír como por arte de magia. Lo he tenido a mi lado, unos minutos, viéndole, le ha sentado bien estar fuera, ¡qué guapo está! Mi amiga no paraba de reír como él y mis amigos. Yo me he puesto colorada, aunque más que el hecho de ponerme colorada, he notado que me puse nerviosa, que no me dejaban de temblar las piernas… Cuando se giró para dejar de reír, y volvió a girarse hacia mí… Esa sonrisa natural provocada por la risa anterior, ésa ha sido la causante de mi desborde total… Se acerca, me saluda y me da dos besos… Mientras mis amigos se metían conmigo yo sólo podía pensar en lo feliz que era en ese instante con sólo tenerle cerca. Después ellos seguían por el lugar, un poco más apartados de nosotras, y yo no podía dejar de mirarle… Un mes sin verle, no ha cambiado, salvo para mejor, más guapo, aires de universitario, imagino. Después lo perdí de vista. No sé ni cómo he sido capaz de hablar con la gente escuchándoles, porque no lograba más que oír pensamientos de mi cabeza. Pensando en lo tonta que he sido al pensar que he podido estar olvidándole y recordándome que me va a costar muchísimo…
De repente me ha entrado miedo, sí. Como una presentación de un proyecto, se han venido a mi mente pensamientos muy pasados, como diapositivas, rápidas. Y un pensamiento se ha estacionado en mi cabeza desde ese instante hasta ahora: va a volver a pasar… Va a ser igual que hace mucho, la misma historia, un amor imposible que sólo deja a su paso lágrimas y pequeños detalles que marquen la diferencia entre esas lágrimas y me hagan sonreír. Pero éste es peor, apenas hablo con él, está fuera, no hay más que inconvenientes de por medio, y lo único que eso genera es más sufrimiento. Lo peor de todo es que lo sé, sé que lo voy a pasar fatal… pero es que ya lo veo inevitable, ya veo que voy a pasar por lo mismo, que si algún día logro no recordarle (no puedo decir olvidarme de él, porque es imposible…) voy a volver a caer una y mil veces, como la primera vez… Porque me encantan sus ojos, su pedazo de sonrisa, su pelo, su manera de andar, su forma de vestir, su risa, su tono de voz, sus caras para las fotos… Porque con sólo saludarme hace que me estremezca, que me entran escalofríos si le oigo hablar, porque me ruborizo cuando me hablan de él o está él presente… Porque no sabe que ha roto todos y cada uno de mis esquemas, que no tiene ni puta idea de lo que haría por él, ni puta idea…





De todo esto, lo que logro resumir, es que poco a poco va a salir mi mayor miedo en estos instantes, y reconocer ese miedo es lo que llevo evitando todo este tiempo… y es el miedo a que me esté volviendo a enamorar… 

Maca! 

jueves, 27 de octubre de 2011

Mirar con tristeza cómo se va alguien a quien quieres…

- Pasa de él, no ves que no merece la pena, que te está volviendo loca, te destroza la vida y en cambio tú lo veneras, como lo más preciado que existe. No te das cuenta, estás ciega, abre los ojos y ve la realidad tal como es.
+ ¿Para qué? Explícame tú, de qué me sirve, saber algo que ya sé, olvidarme de lo que quiero. ¿Qué gano con eso? Destrozarme aún más, ¿eso es lo qué quieres para mí? No creo que me valga para nada, prefiero seguir conservando esa gotita de esperanza, que tú me quieres arrebatar, quieres hacer que se esfume. ¿Por qué?
- ¿Cómo que por qué, te parecen pocas todas las razones que te he dado ya? Lo vuestro no es posible, a ver si maduras y entras en razón de una vez. Que existen más personas en este mundo, ¿por qué te empeñas en centrarte en él?
+ No te entiendo, me haces esas preguntas tan obvias, como si no supieras la respuesta. Porque lo quiero, porque estoy enamorada, ¿te parece poco?
- No, me parece absurdo esas bobadas que sueltas, ¿enamorada? por favor...
+ Sí, enamorada, ¿no sabes lo qué es? ¿No sabes qué es que se te pare la respiración cuando te habla y acelere hasta su máximo a continuación? ¿Que te tumbes encima de la cama y llores, porque estás convencida de que le amas? ¿Y que te derrumbes cuando todo se va a la mierda, y no le veas sentido a las cosas que verdaderamente lo tiene? ¿Y sonrías al pensar en él, y al ver sus fotos te llenas de algo inexplicable? Inexplicable, sí, eso es, así es el amor, mágico, difícil, perfecto. Estar enamorada es tener esperanzas por muy lejanas que se vea la meta, por imposible que sean las cosas, no abandonar aquello que tanto ansías.
- Es tan fácil como olvidarlo, borrón y cuenta nueva.
+ No puedo.
- ¿No puedes o no quieres?
+ Ninguna de las dos, no puedo olvidar a lo único que quiero, entiéndeme... no puedo destruir la única gota de esperanza, es algo, inverosímil. Es como un niño al abrir un regalo, aunque sepa lo que hay debajo del papel, la ilusión sigue ahí ¿no? Aunque sepas la verdad, sigues esperando que las cosas cambien, hasta el último momento.
- Estás loca.
+ Quizá lo esté.



No hay nada más doloroso, que mirar algo que te lastima y tener que sonreír y disimular...

miércoles, 26 de octubre de 2011

Otra historia de tantas imposibles...

Un amigo siempre me dice, que cómo es que soy capaz de recordar todas y cada una de las fechas en las que conozco a las personas que quiero, o las fechas de algún día en concreto... A ciencia cierta no lo sé, es como si mi cabeza no quisiera olvidar el momento en el que ciertas personas marcaron mi vida desde que las conocí...
En mi vida hay varios ejemplos de esos, pero no voy a hablar de todos, hoy sólo de uno concreto... Un 13 de febrero de 2010. Me resulta hasta inusual, ya que era la segunda vez en mi vida que veía algo así: un musical. Sí, fue un musical que se interpretaba en un colegio de mi ciudad, por alumnos de ese colegio que de pequeños ya lo hicieron, y yo conocía a varios. El caso es, que estando sentada con mis amigas en las butacas, vimos pasar a un chaval corriendo, la verdad es que no sabíamos a dónde iba. Una de mis amigas pensó lo mismo que yo, pero ella fue quien lo dijo en voz alta: "¿Has visto qué guapo?" Mi amiga y yo echamos a reír porque inmediatamente supimos que habíamos pensado lo mismo. Después lo seguimos viendo toda la sesión, incluso después. Días más tarde y creo que sin quererlo, supe su nombre y supe también que era amigo de mis dos mejores amigos. Ahí quedó la cosa... 
Pasó el tiempo, coincidimos en alguna que otra fiesta y noche de salida, pero nada más allá, sin siquiera saludarnos... Fue en una fiesta de ese amigo que me dice lo de las fechas, cuando vi que estaba allí, que era simpático, que me hartaba de reír con él, ahí lo agregué a Tuenti, lo cual actualmente significa que ya nos saludaríamos al vernos. Y así era, pocas veces lo veía pero lo saludaba como a todos mis amigos. Llegó 2011, y fue el 3 de junio, en las becas de dos de mis dos mejores amigas, cuando lo volví a ver, pero esta vez fue diferente, aquel día cambió mi forma de pensar sobre él... Descubrí que era un fiestero, y muy amable además al colarme a mí en el palco de la discoteca para después poder colar yo a mi otra mejor amiga también. Allí en el palco, los cuatro: mi mejor amiga, mi mejor amigo, él y yo, bailábamos, cantábamos y saltábamos con 2 o 3 copas más de la cuenta. 
Entonces ocurrió: una canción que señala un momento concreto, que marca esa fecha... "Give me everything" de Pitbull, Ne-yo y Nayer, podría haber sido otra cualquiera, pero no...ésa. Empezó a sonar, mi amiga y yo gritando, y él que de pronto se acerca y empieza a hacer un play-back de la canción, y a bailar como a nadie había visto nunca... Me encanta la forma en la que se mueve, baila de maravilla, y aunque fuera play-back, también lo hacía bien... 
Algo dentro de mí cambió, el tren se cambió de vía, saltó una chispa... puedo hacer más analogías, pero queda ya claro: empecé a sentir algo por él. Casi como un chasquido, plaf. A partir de aquel día, miraba su perfil, sus fotos, le hablaba cada vez que se conectaba, y aunque no habláramos demasiado, para mí eso bastaba. Mierda. Peligro... En verano lo veía poco, pero cada vez que sabía que iba a verle me temblaba todo el cuerpo, cuando le veía sonreía sin más, si estaba cerca reía como una idiota... Comenzaba poco a poco mi tortura...
Pasaron los meses, así llevo casi 5 meses desde aquel 3 de junio, queriéndole... Él se fue hace un mes a estudiar fuera. Hace un mes que no le veo, y cada día que pasa tengo más ganas de verle. No hay día que no le recuerde, por h o por b siempre está en mis pensamientos. Hoy he leído que para sanar una herida hace falta no hurgar en ella... pero esta herida va a tardar en sanarse porque todo el universo y sus elementos se ponen contra mí para hacer que le recuerde, y en consecuencia, seguir queriéndole a cada momento...

No sé realmente si sanará algún día, lo que tardará... no me importa. Lo único que sé, es que le quiero, que me encantaría que fuese él el único en mi vida, que hiciéramos cosas juntos, que nos quisiéramos en la distancia, que me llevara a casa de vuelta por las noches, que me bese en la nariz, que me consienta, que me acaricie... Lo que sé a ciencia cierta es que lo que siento por él es sincero, que lo quiero muchísimo, y que aunque parezca idiota seguiré esperándole por si un día cambia de opinión...
Maca! 

Álvaro Trujillo Sánchez (L)

Vos sabes que yo jamás te mentiría...


Imagina que has llegado a enamorarme, que tu magia se llevó mi libertad.   

Si el azul del cielo, se duerme en la orilla, yo por tu sonrisa me muero de celos...
Comparsa Luis Rivero 2010, "Boludos" 

martes, 25 de octubre de 2011

Mi definición de amor hasta la fecha...

Para ser sincera, digamos que, aunque mucha gente no lo crea y yo no me diera cuenta en el preciso instante, me enamoré a primera vista. Sí. Concretamente, un 14 de agosto de 2008, en la playa. Rubio, ojos azules, vamos, lo que se puede decir, el típico chico, pero diferente a ese tópico. Lo conocí celebrando mi 15 cumpleaños...y se preguntarán ¿enamorada a los 15 años? Sí. Puede que más de uno y una diga que es imposible, que a esa edad no se sabe...Señores, el amor no tiene edad
Amor es ver a esa persona de lejos y no dejar de temblar
Amor es ver a esa persona conectada y no poder evitar hablarle nerviosa
Amor es quedarte mirándole en un silencio cómodo
es ver su sonrisa y su mirada, y no pensar en otra cosa
es igualar tu moral a la suya; 
es llorar porque no te hable, porque se haya enfadado por cualquier cosa;
es perdonar lo imperdonable; 
es no atender a lo que digan tus amigos
es llorar cada noche por saber que no habrá un ”nosotros”
es alegrarse porque le vayan bien las cosas;
es ayudarle siempre que lo necesite y no pedirle nada a cambio
es sonreír cuando vas por la calle sin motivo alguno; 
es escuchar canciones y sentirte como si estuvieras en un videoclip, cantando por la calle con la música a tope en tus oídos; 
es esa pequeña felicidad con sólo verle pasar
es saber todo lo que puedas de él, aprenderte sus gestos, su forma de mirar, su risa
es oler su colonia en cualquier sitio y automáticamente pensar en él; es sonreír con los pequeños y más tontos detalles que tenga
Sí, un amor imposible totalmente. Me enamoré del que hoy es uno de mis mejores amigos. Y garantizo que sigo enamorada de él.  
Mi primer amor. Ese que en tu vida puedes olvidar, que deja huella para los que vengan detrás, un modelo a seguir. Ese que por mucho que tú no quieras, va a seguir presente en tu día a día. Ese que cuando lo ves no dices "le amé" sino "lo amo".  


Esa ha sido la primera y única vez que me he enamorado, cuando he creído tocar el cielo con tan solo rozar sus mejillas. Él siempre ha sido mi definición de amor hasta la fecha, y lo seguirá siendo...
Maca! 

Adrián Jaén Álvarez...

lunes, 24 de octubre de 2011

Una sola razón, por pequeña que sea, bastaría para arriesgarme por ti.

Con solo un abrir y cerrar de ojos, pude ver en la pantalla lo que hizo que mi corazón diera un vuelco… No sé muy bien el por qué, la verdad, pero de repente, tuve una sensación incomodísima de no poder respirar, algo me oprimía el pecho…o era la razón la que estaba volviendo a martillearme, o tal vez el corazón que me avisaba de una recaída… en cualquier caso, sé de sobra, y aún más con esto, que se puede recaer infinitas veces en lo mismo, sintiendo lo mismo, y de la misma intensidad…porque donde hubo fuego, ya se sabe, que siempre quedan cenizas.

Maca! 

sábado, 22 de octubre de 2011

El sentimiento más profundo se revela siempre en silencio.

+ Sé que le quieres.
- ¿Por qué dices eso?
+ Por tus ojos.
- ¿Qué les pasa a mis ojos?
+ Brillan de una forma especial cuando hablas de él, cuando lo recuerdas... Además de que no puedes evitar ser feliz cuando estás con él, o incluso solo cuando te mira, y te sonríe.
- ¿Te puedo contar una cosa?
+ Claro, dime.
- ¿Sabes? A veces pienso e imagino cómo sería mi vida siempre a su lado
+ ¿Y cómo sería?
- Perfecta, sería perfecta...



El amor es como un relámpago, nadie sabe donde va a caer hasta que lo hace.” 

Henri Lacordaire

Puedes borrar a una persona de tu mente, sacarla de tu corazón es otra historia…

Y no, antes de que preguntes, no lo sé... No sé si te quiero, no sé si me gustas, no sé si sólo te deseo, no sé ni siquiera si podría estar enamorándome de ti... Sé que me miras y me pongo nerviosa; sé que me sonríes y sonrío yo, como una autómata, como si tu sonrisa arrastrara a la mía a través de un hilo invisible... Sé que me gusta tu boca, sé que te abrazaría al menos 500 veces al día, sé que me alegro cuando sé que te voy a ver, sé que el día no es lo mismo si quedamos todos y tú no vienes... Sé que pienso en ti a menudo, demasiado a menudo quizás... Sé que me encantaría saber qué piensas en mí... Sé que cuando me preguntas "¿Qué tal?", te diría "Bien, con ganas de ti..."


Al final no te vi... pero bueno, ¡la semana que viene es puente y seguro vendrás! :) Aún así, fue una gran noche. Risas, mucho baile, y alguna que otra copa, me lo pasé muy bien.

viernes, 21 de octubre de 2011

Take my hand and come with me!

En este momento hay seis mil cuatrocientos setenta millones, ochocientos dieciocho mil, seiscientos setenta y un habitantes en el mundo. Algunos huyen asustados. Otros vuelven a casa. Algunos cuentan mentiras para poder sobrevivir. Otros se enfrentan a la verdad. Algunos son hombres malos en guerra contra el bien. Y algunos son buenos, y luchan contra el mal. Seis mil millones de personas en el mundo. Seis mil millones de almas. Y a veces sólo necesitas a una...





Hoy, después de casi un mes sin verle, desde ese 24 de septiembre en aquella discoteca con aquella canción, tengo entendido que vuelve este fin de semana... Hoy va a ser un gran día de salir de fiesta, de borrachera, y de su sonrisa... Hoy más que nunca... ¡TENGO GANAS DE FIN DE SEMANA, TENGO GANAS DE VERLE!

jueves, 20 de octubre de 2011

Tenía ganas ya de pasar junto a ti unos minutos soñando…



Creer que eres mío, y que en tus sueños perdido te acerques y quieras... vivir junto a mí. Por eso te digo bajito que doy lo que sea por un minuto contigo, por eso te canto al oído mi secreto cautivo sin miedo a decirlo: yo te quiero...



Cuando te alejas me tiemblan las manos por miedo a que veas que muero por ti...

¡¡HAS VOLCADO MI UNIVERSO!!!

Ojalá tú...

Pensar. No hago otra cosa más que pensar en él. En su descaro, en su cara, su sonrisa pícara… Tumbarme en la cama y pensar en mil maneras en las que le diría cuánto quiero estar con él, aunque luego solo de decirme a mi misma “venga, ve y díselo” me quede bloqueada y no diga nada. Soñar con él cada noche. Salir a la calle y tener la más mínima esperanza de verle, de poder acercarme a saludarle y preguntarle qué tal le va. Aunque sé que no está bien sentir esto, no puedo evitarlo… No puedo evitar pensar en él, ver alguna de sus fotos o verle desde lejos y que se esboce una sonrisa tonta en mi cara. Y esto ha empezado de la manera más idiota, por sacar a un clavo que estaba poco clavado, ahora se ha incrustado este, y no hay destornillador que lo quite. No hay noche que no piense en cómo sería un día junto a él, pero que lástima que se quede en eso, pensamientos y sueños, porque es uno de muchos imposibles, como siempre… Ojalá fueras tú, quien rompiera esta racha, quien le diera vida a mis ilusiones de niña.
Maca!  



miércoles, 19 de octubre de 2011

Siempre nos enamoramos de quien nosotros no se enamora...

- Lis: No voy a estar con él... me ha rechazado así que ya no habrá nada con él.
+ Dani: Es una pena...
- Lis: ¿Por qué?
+ Dani: ...las chicas tenéis una tendencia rara de engancharos a los tíos que os rechazan. Si os hubierais liado igual te hubieses cansado al mes, pero así puedes estar pensando en él en todos los trenes y todos los metros de los próximos 100 años... 



Los Hombres De Paco 

Le he contado al viento que eres especial.

- ¿Por qué estás hablando conmigo y cuando terminas le miras a él?
+ Pues... no lo sé…
- Yo creo que sí lo sé, y sé perfectamente que tú lo sabes.
+ A ver listo, ¿por qué?
- Porque desde que llegó aquí no has dejado ni un momento de mirarlo y eso sólo puede significar que te encanta.
+ ¡Pero qué dices!
- Se te nota, cada vez que le miras sonríes, cada vez que hablas con él  ríes, cuando te saluda te pones colorada y cuando lo ves venir te alteras tú solita, ¿me equivoco?

+ Tienes toda la razón, me encanta…



Nunca me has preguntado en qué momento te empecé a querer, tampoco sabría responderte porque siento que he estado enamorada de ti toda mi vida. Te regalaría mi vida sin pararme a pensarlo ni si quiera un segundo. Te amo.

Escribo su inicial en cualquier lugar...

Las cosas del querer no tienen nunca un momento bueno, y a ti lo que te pasa es que llevas con eso retenido demasiado tiempo, y eso tampoco no es bueno porque cuando abras la boca y eches las palabras eso va a parecer una olla express. Pero las cosas se tienen que decir, porque si no se dicen enquistan. Y si no se saben decir se escriben, y si no se dibujan y sino se hace mimo, pero las cosas hay que saber afrontarlas… 


Los Hombres De Paco


martes, 18 de octubre de 2011

Pero los sueños, sueños son, y sueños serán...

Me desperté con la terrible sensación de angustia, con una lágrima en la parte que no había apoyado en la almohada y un nudo en la garganta. Seguidamente me puse a llorar desconsoladamente.

 
Había soñado que me despertaban de donde estaba, con dulces besos, con ese olor tan característico; pero no podía verlo, sólo sentirlo, y eso, es realmente frustrante. Pero en mi interior sabía perfectamente quién era, quien me hacia temblar aunque no hiciera frío, y estuviéramos a 36 grados…él.





NO quiero ser un capítulo...quiero ser TU HISTORIA.

No me canso de mirarle, ni tampoco de escucharle, es como esa película que ya has visto más de un millón de veces, y cuanto más la ves, más te emocionas. Como una canción pasada de moda que hace introducirte en otra onda, es esa persona que para ti nunca pasa de moda aunque te haga llorar, reír, gritar, etc. Es el que enciende tus chispas, el que te hace cambiar de actitud ante los demás, el que te hace rabiar para verte enfadada.
Eres como una adicción de la que jamás podré salir.

domingo, 16 de octubre de 2011

Y no veo el momento de volverte a ver...


Y no veo el momento de volverte a ver, y no veo el momento de sentir tu piel. Y yo siento que muero si no estás aquí, que será de mí y no sé lo que siento... ¡Y es que me haces falta!


Dime dónde puedo conseguir a uno como tú, que tenga tu linda cara y tu bonita actitud.

Desde que no estás no he vuelto a sonreír más busco la salida y no la puedo encontrar...


¡¡¡Quiero estar contigo, entiéndelo por favor!!! Y es que yo ya no soy feliz, si tú no estás junto a mí.

Le quiero, ¿y qué?

Sí, definitivamente me gusta esta sensación, me gusta sentarme enfrente del mar y cerrar los ojos. Me gusta sentir el roce del viento en mis mejillas, me gusta el olor a salado que desprende. Me gusta venir aquí para pensar en ti, en nosotros... 


Sigo con los ojos cerrados, te veo a ti constantemente, las imágenes pasan por mi cabeza como diapositivas y no puedo dejar de sonreír porque a pesar de los malos momentos, siempre sobresalen los buenos. Cómo me gustaría que estuvieras aquí, sentado a mi lado, agarrándome la mano, cómo me gustaría decirte lo muchísimo que te quiero, cómo me gustaría que esto no acabase nunca... Pero no estás y por mucho que me engañe no vas a estar nunca, y eso es lo que más me jode...

jueves, 13 de octubre de 2011

Yo en tu lugar, lo intentaría olvidar, el tiempo calmará el dolor…

"Olvídale, estás perdiendo el tiempo", "así no puedes seguir", "lo único que haces es desaprovechar oportunidades por esperar una que nunca llegará"...Continuamente me dicen cosas como éstas... Y aún así, me da igual, estaré perdiendo el tiempo, pero no puedo dejar de perderlo... En el fondo siento que no lo pierdo, porque cuando los segundos de tu vida, los minutos, las horas, los pasas pensando en la persona que quieres, nunca es tiempo perdido, pues querer es la cosa más bella que te pueda pasar, sea o no correspondido. Yo de verdad que intento olvidarme de él, pero decidme si es posible. Decidme si es posible olvidar a alguien a quien constantemente recuerdas por esa canción que te hizo fijarte más en él una noche de fiesta. Decidme si es posible olvidar a la persona que anhelas ver desde hace 4 meses hasta ahora aunque le hubiera visto hace escasos segundos. Decidme si es posible olvidar a esa persona que cuando miras su fotografía lo único que puedes sentir es tristeza, al saber que no seréis algo más, y rabia, porque no eres capaz de decirle lo que sientes e intentarlo aunque te rechace, y que después de quedarte embobada mirando esa foto, rompas a llorar sin más, sólo por echarle de menos. Decidme si es posible olvidarle cuando hasta sus amigos saben lo que siento por él y no dejan de decirme que lo intente, por más que yo sepa que no pasará absolutamente nada. Decidme si es posible olvidarle si voy por la calle y me acuerdo de él por carteles, coches con canciones que sé que le gustan, o fijarse hasta qué punto, que viendo un coche de autoescuela un tanto peculiar... Si es que no puedo evitarlo, no sé como evitar recordarle. Aún sabiendo que no está aquí, sigo teniendo la inocente esperanza de cruzármelo por la calle, porque por quererle así, siento como si no se hubiera ido, porque ya hasta la distancia me importa una mierda para sentir todo lo que siento por él.


Maca!


Porque entre las pocas cosas que me gustan en esta vida, están tu sonrisa y tu mirada; y no hay nada como imaginar tu cara para que esa sonrisa tonta se dibuje en la mía...

martes, 11 de octubre de 2011

Que nunca habrá un "no" por mi parte, porque te quiero JODER.

Siempre he pensado que lo realmente jodido de querer a alguien es no poder verle por la distancia. Es jodido que, desde que se fue hasta que vuelva a verlo, no haya un minuto de por medio que no le recuerde, en cada canción, en una imagen, por la calle… Es jodido, que ningún metro por largo que sea, sea capaz de medir una distancia mayor que la que ahora le separa de aquí, aunque realmente no es tan grande, pero para mí, podéis imaginar si realmente habéis querido a alguien a distancia, lo grande que puede resultarme por pequeña que sea. Es jodido, muy, muy jodido, el estar aquí esperándole, ¿por qué? Muy sencillo: es jodido pensar a cada momento cómo me sentiré cuando vuelva a verle, qué será lo que le diga o lo que me diga él, si me atreveré a decirle lo que llevo pensando hace unos días. Quizá entre tantas cosas jodidas, se encuentre algo bonito…claro que sí, él. A pesar de lo jodidas que resulten algunas cosas, hay algo bonito. Bonito es verle conectado y que se esboce una sonrisa de oreja a oreja cuando te contesta, que te alegra hasta el día más negro. Bonito es pensarle. Bonito y a la vez jodido y doloroso, es quererle así. Que ninguno consigue sacarlo de mi mente; que sólo pienso en él; que lloro cuando me recuerdan que lo nuestro no será posible; que cada vez que me dicen que le diga algo, me lo piense y me retracte millones de veces; que no sé pasar página… Bonito, jodido, doloroso y triste, pensar que no habrá un nosotros…


Maca! 




# No lloro, pero me duele. No te busco, pero te extraño. No te hablo, pero te pienso. No te lo digo, pero te quiero...

lunes, 10 de octubre de 2011

Por ese primer amor...A

Leí no hace mucho, que enamorarnos debería acojonarnos… Y es verdad. El amor da miedo. Son dos cosas que conviven. Cuando nos enamoramos, tenemos miedos: miedo a perder a esa persona, a que no nos hable, a que nos rechace, a que nos ignore en todos los sentidos… Cuando se siente y se corresponde es precioso, siempre decimos lo mismo, pero sabemos que aunque se corresponda, seguirá el miedo, aún con más razón quizá, o no, eso depende de cada persona… Pero, a mi parecer y desde mi experiencia, el amor no correspondido y el miedo que genera éste, son mucho peores… Porque sientes que sin esa persona a tu lado aunque sea para un “hola, ¿qué tal?”, te mueres. Porque sientes que se te va la vida si os enfadáis por tonterías, porque es tan sumamente importante en tu vida que no ves que se vaya ese trocito de ti… Es la peor forma de sufrir, desde mi punto de vista…


Maca! 

domingo, 9 de octubre de 2011

Cada vez tengo las cosas más liadas...

Parece que las cosas empiezan a irme bien. Él ha aparecido en mi vida, rompiendo mis esquemas, haciéndome sonreír, cogiéndome de la mano por la calle, dándome un beso, permitiéndome darle un beso sin sentirme cohibida… Él, de la nada, que con un beso hace que sonría… Pero aún falla algo, aún hay otro en mi corazón… El otro lleva más de 4 meses, ahora no está, pero siempre hay algo o alguien que me lo recuerda, vuelve a mi mente, y me bloquea, como un muro altísimo en una carrera de obstáculos. Y me impide avanzar, me hace pensar en si me estaré equivocando, en si debo esperar a lo que hace poco me dijeron que tenía que hacer, me hace tener miedo… Miedo a no arriesgar y perder al que en tan poco me hace feliz con nada, miedo a arriesgar y perder esa “posible” oportunidad a raíz de lo que me dicen que haga… Miedo a tantas cosas… Pero lo que quizá generalice mi problema, como dije ayer a un amigo, es que me da miedo ser feliz, miedo a cagarla… Es que hace tanto que no estoy así, que me asusta el hecho de que sea posible, el hecho de que esté en mis manos tocar la felicidad…
Lo que me da más coraje de esto, es que cuando estoy con él, se me olvida todo lo que pueda hacerme pensar, me siento protegida cuando me abraza o me da la mano… Pero en el momento que no está conmigo pienso en el otro, en si viniese ahora y lo viera qué es lo que sentiría, en si sería capaz de hacer lo que me propuse antes de que surgiera esto… Es que me da tantísimo miedo lo que puedo sentir, que me impide arriesgar… Tengo claro que me voy a tirar a la piscina, porque la veo llena, porque veo que puedo nadar si él se baña conmigo…pero me da miedo que cuando ya esté en mitad de ese salto, se vacíe de repente esa piscina por pensar que el otro está fuera diciéndome que voy a hacerme daño contra las baldosas


-...Horas más tarde de escribir esto, las cosas se me han nublado muchísimo, y veo que ese muro ya no sólo se impone por el otro...sino por él en sí... :( 

Maca! 

sábado, 8 de octubre de 2011

No dejes que el pasado influya en tu presente...

A veces suceden cosas en la vida, cosas inesperadas, bonitas pero temibles por lo buenas que pueden ser. Sientes miedo, miedo a equivocarte, a tomar la decisión incorrecta, a enamorarte demasiado del momento que estás viviendo.


Pero no temas, no pares, no te rindas, porque la vida está para vivirla cada momento, así que disfruta del presente y no le temas al futuro. Un futuro que debe de estar cargado de experiencias, y no importa si el resultado es bueno o malo, sino lo que aprendes de ellas cuando acaban, los recuerdos que te dejan y los buenos momentos que has pasado viviéndolas, momentos felices, con risas, muchas risas… Y eso es lo verdaderamente importante, ya que no hay día más perdido que aquél en el que no hemos reído. Recuerda que es de héroes sonreír cuando el corazón llora. Y lo que debes saber es que si luchas puedes perder, pero si no luchas ya estás perdido...

viernes, 7 de octubre de 2011

Verdades como puños...

Lo poco que sé de la vida está en los libros que nunca leo. Lo poco que sé de la vida está en las líneas que no escribí. Lo poco que sé de la vida se cuenta tomando un café, se entiende tomando una copa y se olvida tomando dos. Que nadie se me emocione ni albergue falsas esperanzas, porque con lo poco que sé de la vida, a duras penas se llena un corazón, por pequeño que sea. Empiezo por lo que sé con toda seguridad. Sé que, con suerte, te vas a morir una vez. Así que procura no morirte más veces por el camino. No hay nada peor que esa gente que se va muriendo antes de morirse del todo. Para evitarlo, te regalo un método infalible. Mientras tú vayas decidiendo, todo está bien. El día que dejes de decidir, ese día, cuidado, porque la habrás palmado un poco. Ten siempre más proyectos que recuerdos, es la única forma que conozco de mantenerse joven. Olvídate de la patraña esa de ser feliz, ya te puedes dar con un canto en los dientes si llegas a ser el único dueño de tus propias expectativas. Que un euro se ahorra, y un polvo se pierde. PARA SIEMPRE. Que hay que dedicarse a algo de lo que jamás te quieras jubilar. Por mucho que te cueste pagar las facturas. Por mucho que en las reuniones de antiguos alumnos te miren mal. Es mejor dedicarse toda una vida a algo que te divierte pese a no llegar a fin de mes, que pasarte un solo día trabajando únicamente por dinero. Entre lo poco que sé de la vida, también te diré que nada de todo esto vale la pena sin alguien que te haga ser incoherente. Ni flores, ni velas, ni luz de luna. Ése es el verdadero romanticismo. Alguien que llegue, te empuje a hacer cosas de las que jamás te creíste capaz y que arrase de un plumazo con tus principios, tus valores, tus "yo nunca", tus "yo qué va"... Ojalá ames mucho y muy bueno, incluso a riesgo de ser correspondido. Que te despojen de todo, que hagan jirones de tus ganas y que te veas obligado a remendarlas con el hilo de cualquier otra ilusión. Que desees y seas deseado, que se frustren todas tus esperanzas y que acabes descubriendo que la única forma de recobrar el primer amor, que es el propio, es en brazos ajenos. Dos emociones inútiles asociadas al pasado, arrepentimiento y culpa, y una emoción inútil asociada al futuro, la preocupación. Cuanto antes te desprendas de las tres, antes empezarás a apreciar lo único que tienes... Qué más. Ah sí. Sé que al menos un amigo te va a traicionar, otro será traicionado por ti, y que te pongas como te pongas, los que no hayas hecho antes de los 30, ya jamás pasarán de buenos conocidos. Cuenta sólo con los tres principales, porque a partir de ahí, todo es mentira. Para terminar, y hablando del tema, déjame que te presente a tu mejor enemigo. Se llama miedo. Quédate con su cara, porque va a estar jodiéndote de ahora en adelante. Miedo al fracaso. Miedo al qué dirán. Miedo a perder lo que tienes. Miedo a conseguirlo. Miedo a saber poco de la vida. Miedo a tener razón.
                                                                                      

                                                                                        Risto Mejide.


jueves, 6 de octubre de 2011

Hizo que consiguiera olvidarme de todo mientras estaba con él...

Tan solo eran las 6 de la tarde y el atardecer pintaba el cielo naranja. Caminamos cogidos de la mano hasta llegar al banco más próximo. Él se sentó y yo me senté en sus piernas. Hablamos un poco de todo, tonterías que se convertían en grandes cosas tan solo con pronunciarlas él, besos, caricias y miradas. Entre cada una de éstas, solía quedarme embobada mirado a sus ojos que se iluminaban con el reflejo de la luz. Era una sensación agradable inundarme en ellos y conseguir olvidarme hasta de mi nombre...


miércoles, 5 de octubre de 2011

El corazón no sabe lo que significa lo que es olvidar...

- ¿Qué te pasa?
+ Nada. 
- No estás bien.
+ Lo estoy, estoy bien.
- ¿Le quieres, verdad?
+ No, no le quiero
- No sé qué ganas mintiéndote…
+ Gano mucho, aunque sea saco el poco orgullo que me queda. Creerás que parezco una niña chica negando lo que es evidente, pero no me sirve de nada quererle, y si me tengo que mentir a mí misma, hacerme la que está bien o lo que sea, lo voy a hacer.
- Mira, deja de decir estupideces ya. Le quieres y te importa. No estás bien porque si para ti eso es estar bien, no quiero saber lo que es estar mal. Sé que odias verle con otra, que no entiendes por qué las cosas son así. Pero, ¿sabes qué? Que mentirte no te servirá de nada. Tu corazón no va a dejar de sentir aunque tu cabeza le diga lo contrario. El corazón no entiende de razones. El corazón no sabe lo que significa olvidar...


# Vagando en sueños entre el quiero y no puedo...

martes, 4 de octubre de 2011

Tengo miedo de todo lo que puedo sentir... ¡Solo sé que quiero estar contigo!

Lo que daría yo por estar con alguien como él, mejor aún, por estar con él. Podría vivir sin un montón de cosas, pero si estuviera con él, él sería sin lo único que no podría vivir. Daría lo que fuera por pasear de la mano por la calle sin avergonzarnos por nada. Lo que daría por esas peleas, que mucha gente odia, pues hasta por eso daría yo, ¡qué sé yo!… Por decir que lo mejor de una pelea es la reconciliación. Por verle de lejos e ir corriendo a por él. Por comerle a besos en cualquier lugar. Porque fuese él quien me susurrara un “te quiero” al oído. Porque fuesen suyos los sms de “buenos días” o “buenas noches”. Porque fueran suyas las llamadas perdidas tan sólo por acordase de mí. Lo que daría yo porque fuese él quien me esperara en el aeropuerto o la estación al llegar de un viaje. Porque fuera él quien me sumergiera en un sueño del cual nunca despertar… Lo que daría por tener valor de decirle todo esto a la cara sin que se me parara el corazón, pero daría aún más por si el confesarle mis sentimientos diera lugar al comienzo de una historia de dos…

Maca!







Te veo pasar y siento algo dentro de mí que no entiendo, quizás mi mundo se quede pequeño para ti pero tantas veces pienso porque no te tengo, tengo miedo a todo lo que puedo sentir pero deseo que seas el sol en esta mañana, que ilumines mi cuarto con tu propia luz. Amanecer contigo en mi cama abrazados, en mi cabeza sólo existes tú y tú, puede que esto sea una obsesión pero esto me dice el corazón: yo quiero tenerte, amarte y darte lo que desees, solo espero el momento para acercarme y hacerte saber que eres todo lo que hoy sueño, deseo que se cumpla, baby te sueño, oye es que no es mi culpa todo lo que siento, creo que estas palabras no se irán con el viento...
Si cada vez que te veo mi corazón late deprisa, no sé qué hacer ni cómo decirte que eres tú...

Puede que seas un error, pero en ese caso nunca dejaría de equivocarme...

¿Que qué quiero? Quiero que me llames ahora mismo, que me digas que me echas de menos, que me quieres, que quieres verme. Quiero que vengas a buscarme, que me cojas de la mano, que nos paremos en cualquier sitio, que me mires a los ojos, me sonrías y me digas: te quiero, eres mi vida. Que me cojas por la cintura y me beses, Créeme, no necesito mucho más que esto.


domingo, 2 de octubre de 2011

¿De qué me vale...?

Por mucho que me digan que lo intente, que no pierdo nada, que el “no” ya lo tengo… ¿de qué me vale todo lo que me digan? ¿De qué me vale que me lata el corazón a tope cuando estoy con él? ¿De qué me vale que al oírle hablar me derrita yo sola? ¿De qué me vale que me pille cuando le estoy mirando y me sonría como si nada? ¿De qué me vale pasar horas y horas conectada esperando que se conecte por tan sólo hablar un rato con él? ¿De qué me vale salir a la calle con la esperanza continua de verle? ¿De qué me vale que se me iluminen los ojos al hablar de él? Dime, de qué me vale todo esto, si sólo puedo quererle de lejos…




Maca! 



 El niño que quiero, es ese que tiene ojitos negros, es ese que sabe que tanto deseo...
De qué me vale guardarle secretos si no le tengo, su amor no lo tengo. De qué me vale echarle piropos, sin ni si quiera cruzarse mirada de ojos. De qué me vale que piense la gente, si él es el dueño que ocupa mi mente.
El niño que quiero, no siente lo que yo por él siento, es ese que espero que valore estos momentos...

Estoy segura: TE QUIERO.

-Te quiero.

+ ¿Cómo estás tan segura?

- Supongo que por la sonrisa tonta que pongo cuando te veo, o el sudor que se me pone en las manos cuando te acercas a mí. Quizá sea por el increíble brillo de mis ojos cuando me miras, o la forma tan cariñosa con la que me abrazas; puede que lo sepa por esa cara tan bonita que tienes, con tus ojos negros, tus labios finos y tu nariz ligeramente alargada. Estoy completamente segura de que te quiero porque cuando estoy contigo lo demás está de más y no puedo mirar a otros chicos, porque para mí solo existes tú.



 

sábado, 1 de octubre de 2011

203 km nos separan...¡Maldita distancia!



Otra noche llorando, y así desde que te fuiste. No lo entiendo, ¡se supone que la puta distancia hace el olvido! Qué pasa, ¿conmigo eso no funciona? ¿Es que ni la distancia puede con lo que siento por ti? Joder, que no hay ni un puto día que no te recuerde, que es automático, que lo primero que hago al meterme en Tuenti es ver tu perfil para echarte un poco menos en falta, pero eso tampoco funciona… De verdad, no quiero seguir así, yo no soy así… A lo mejor es que no es sólo querer… ya no sé ni de cuánta intensidad tratan mis sentimientos, esta distancia me tiene totalmente desconcertada… Daría lo que fuera por tenerte aquí, o por tener de cualquier manera un billete de autobús tan sólo por verte un día… Sería maravilloso ver un atardecer allí contigo, solo pediría una cosa: que no hubiera despedida, al menos no con un adiós, sino con un beso y un hasta pronto...


Maca! 

Acaso no lo ves como me pongo roja cuando te saludo o te digo adiós...

Me pregunto una y otra vez qué es lo que tú sientes, si dentro de ti se esconde ese duende que grita mi nombre sin parar.
Me pregunto si cuando estás triste es porque me extrañas, si cuando sonríes es porque me amas, si cuando despiertas tú piensas en mí.
Y me pregunto si no te das cuenta que eres especial y que lo eres todo, me pregunto si acaso estás ciego, o te haces el tonto que no sabe nada, o tal vez tú no lo ves.
Acaso no lo ves, que cuando tú me faltas yo me vuelvo loca, que con tu presencia me siento mejor, que no existe nada que grite más fuerte como los latidos de mi corazón. Acaso no lo ves como me pongo roja, cuando te saludo o te digo adiós, que por ti daría mi alma hasta al diablo,
Acaso no lo ves... Acaso no lo ves...
Me pregunto una y otra vez si estaremos juntos, a qué hora, en qué minuto, de que día, de que mes. Me pregunto si tú eres el tren indicado, el que yo siempre he esperado, si por fin ya te encontré.
Y me pregunto si no te das cuenta que eres especial y que lo eres todo, me pregunto si acaso estás ciego o te haces el tonto que no sabe nada o tal vez tu no lo ves...
Acaso no lo ves, que cuando tú me faltas yo me vuelvo loca,
que con tu presencia me siento mejor, que no existe nada
que grite más fuerte como los latidos de mi corazón. Acaso no lo ves como me pongo roja, cuando te saludo te digo adiós
que por ti daría mi alma hasta al diablo...
# Acaso no lo ves... Acaso no lo ves...


Se ha producido un error en este gadget.