Visitillas :D

jueves, 29 de septiembre de 2011

Y si te digo que yo te echo de menos y que me haces falta tú...¡TE QUIERO!

 

Los privados por el tuenti ya no son igual, me he conectado y ni siquiera me hablas por el chat.
Sigo mirando si llegan mensajes de entrada pero no llega nada y comentas a otras personas, todo lo que yo comento no respondes y lo borras...
No sé si comprenderías que te extraño y que mi vida no es nada si no estás aquí...
No hemos hablado desde hace una semana, me conecto y desconecto para que abras mi ventana, estás ausente pero no sé si tu volverás. Estoy disponible para ti y para nadie más...
Joder, no sé qué hacer sin ti (sin ti)...
Y no paro de mirar si estás para hablar, sé que no viene a cuento decirte hola una vez más...

Dime por qué no puedo sacarte de mis pensamientos...

Sentimientos que rondan mi cabeza a cada instante, sin encontrar un lugar en el que quedarse quietos y no molestarme. Rayada tras rayada, otra vez mi almohada empapada en lágrimas derramadas por él; otra noche más de tantas que llevo soñando con él, con su voz, con sus ojos... Ya no sé qué hacer, ni como evitar tenerle en mi mente... Por un lado sé que nunca existirá un "nosotros" como tal; pero por otro lado, ¡no puedo dejar de pensar en él! Su sonrisa al cruzarme con él, su forma de mirar, sus gestos,... cada pequeña cosa hace que siempre lo tenga en mente, que nunca salga de ahí...Solo con oír su voz, o verle simplemente, hace que un escalofrío recorra mi cuerpo y se dibuja en mi cara una sonrisa, a su antojo...
Intenté olvidarle, y cuando creí que lo conseguía, otra vez esa extraña sensación...

Maca!



miércoles, 28 de septiembre de 2011

Sé que soñé contigo porque me desperté feliz.

Y es que llega un momento en el que me canso de decirle a tu foto todos mis sentimientos. Llega el momento en el que me pongo a pensar en "¿por qué no decirle todo lo que siento?". Y es que me siento cobarde, sí, cobarde. Cobarde por no poder articular palabra cada vez que estamos juntos. Cobarde por sentir muchas cosas en mi interior pero no ser capaz de decirte ninguna. Cobarde por no tener el valor suficiente para agarrarte y darte un beso. Pero, aunque me llame cobarde a mí misma, seguiré mirándote a los ojos esperando que me digas lo que yo te quiero decir, y seguiré quedando como una tímida por no poder decir casi nada, y seguiré pensando en lo que me gustaría hacer, aunque no tenga valor para hacerlo. ¿Y todo esto por qué? ¿Por qué eres tan tú, que consigues dejarme KO con una mirada? ¿Por qué consigues que mi corazón lata nombrándote? ¿Cómo has logrado todo esto?.. Se que tú no has echo nada por lograrlo, pero lo has logrado. Hace bastante tiempo que comencé a verte con ojos distintos. En ese momento, en ese mismo instante, cometí el mayor error de mi vida. Fijarme en ti, sí. Porque desde ese día sufro en silencio, y tú ni siquiera te lo imaginas.


Me consuelo con pensar que alguien te hará feliz.-


¿Sabes lo que me pone más triste? Pensar en los besos que nunca nos vamos a dar, en las cosas que nunca nos vamos a decir, que tontería, ¿no? ¿Cómo se puede echar de menos algo que nunca ha ocurrido?


~ La peor forma de extrañar a alguien es estar sentado a su lado y saber que nunca lo podrás tener...

Paso de palabras para decirte que te quiero.

Te quiero. No sé si lo esperaba, pero pasó. Ésta vez el corazón le ganó a la razón, y fue por ti. No puedo dejar de pensarte. Pensar en el bien que me haría escucharte decir "te quiero". Alborotas todos mis sentidos y no sé cómo actuar. Te extraño y eso tampoco lo puedo evitar. Porque supongo que cuando quieres mucho a una persona, esa sensación de querer ver al otro te invade de pies a cabeza y no lo puedes controlar. Tampoco lo quiero controlar. Simplemente me pasa. Eso generas tú en mí. Pero las palabras se las lleva el viento. Quiero que me dejes demostrarte todo lo que eres para mí. Perderme en tu mirada como otras tantas veces. Escucharte reír y ver lo lindo que eres cuando lo haces, no hay nada que me guste más. No sé si podría ser mutuo, si sentirías lo mismo; sólo sé que esto es lo que me pasa a mí. Que me gustas, con todos tus defectos (aunque la mayoría del tiempo creo que no los tienes). Y sabes que no es sólo decirlo, es SENTIRLO...

martes, 27 de septiembre de 2011

Esto es lo que me diría mi amiga ahora mismo, ¡seguro!




Dicen que la amistad va más allá de mirar por uno mismo, es jugártelo todo por esa persona que haría lo mismo por ti. Esa persona que sabes que da igual por donde pises o hacia donde mires que si te descuidas, no te va a fallar. Que se preocupa hasta el punto de darle igual si ella misma sale salpicada en todo esto. Y yo me preocupo por ella. 
Me preocupo porque nunca había visto tanta tristeza en tus ojos, me preocupo porque no significas nada para él y no te das cuenta. Porque no eres tú quien sale en sus fotos, porque sus palabras no te mencionan a ti. Me preocupo porque no sólo te ve a ti cada tarde, porque no estás en sus ideas, ni en los momentos en los que más se le ve sonreír. Me preocupo porque él no se preocupa por ti, porque no se desvive como lo haces tú. Y yo no puedo verte así amiga.

Te pido sólo una oportunidad, si tú quisieras no te haría falta soñar...

Me siento como una imbécil. Hablo contigo, me preguntas "¿qué tal?". ¿Qué tal? ¡Enamorada de ti! Pensando en como seria un tú y un yo, pero en vez de eso te respondo un absurdo "bien", que es la cosa que más se aleja de como me siento, si pudiera adentrarme en tu compleja mente, sabría como actuar. Pero, es que no me atrevo a decirte nada, y resulta verdad que a veces el silencio es la respuesta más inteligente… Siento como me hago pequeñita y voy desapareciendo, para ti soy invisible... Yo soy feliz cuando te veo, porque sí, eso es todo, nadie dijo que el amor tuviera sentido, ¿no? Y de pronto me doy cuenta de que no soy más que una niña jugando a ser mayor, a soñar con lo que no puede tener, y a creer en lo imposible, me doy cuenta de que mi vida se está yendo por un agujero, pero lo peor de todo es que me da igual, que si sé que no puedo tenerte, no me hace falta nada, que lo único que me hace estar feliz, ser yo misma, es estar cerca tuyo, y me encantaría saber cual sería tu cara si lo supieras.. Si es la hora de ser sinceros te confieso... Que ya no sé qué hacer, ni con qué distraerme, con qué perder el tiempo, no sé cómo lo haces pero te veo por todas partes, pienso en ti a todas horas, eres una maldita obsesión, en fin... qué más da...seguro que tienes a miles de chicas a las que les encantaría estar contigo, y creo que yo no voy a ser la elegida, que sobro en esta historia, que no tengo nada para impresionarte, ni por fuera ni por dentro.


lunes, 26 de septiembre de 2011

Y si dejas escapar a alguien como yo, te arrepentirás el resto de tu vida...

El amor no es algo que puedas poner en duda, es una ola que se te lleva por delante, un puño que te deja K.O., un incendio que te abrasa por dentro. El verdadero amor debería acojonarnos, debería destruirnos para resucitarnos después. 



El peor adiós es el que no se pronuncia, pero se siente...

Es curioso cómo a veces todas las cosas que te rodean, de una manera u otra te recuerdan a él, en el momento menos indicado… y pasa lo que pasa: te hartas de llorar a la mínima. Canciones mientras te duchas, estás en el ordenador o en cualquier lugar: ya sea porque él las escuchara, o porque te recuerden a él, o simplemente porque las escuchaste mientras lo tenías justo frente a ti, el caso es que le aplicas todas las letras, o simples frases sueltas, cantidad de cosas que le dirías al oído en forma de canción, susurrándole ... Su nombre o apellidos: millones de personas que casualmente se llaman como él o se apellidan igual que él, en televisión, en la calle... al principio, para reaccionar ante ese nombre, sonríes, pero luego parpadeas y en esas milésimas, aparece su imagen, y automáticamente tus pensamientos son para él. Tuenti: la peor tortura después del reproductor de música, en el peor momento aparece en tu menú inicio, y se viene abajo tu estado emocional con solo ver la mínima información en inicio, plaf. Seguidamente te vas a su perfil, y aún peor, subsuelo total. Sus fotos, su estado, comentarios… Una y otra vez, pareces masoca, pero tú sigues hurgándote en la llaga, más lágrimas… Comienzas a pensar en él, en qué sería de ti si hubiera habido algo más, estarías peor seguro. No podría. Si ahora estoy mal… Todas las canciones de algún modo u otro me recuerdan a él, y si escarbo en las letras es aún peor… Pero bueno, esto iba a llegar, quizá no imaginaba que de tal forma, pero supongo que ya toca pasar página y si lo miro positivamente, esto me ayudará, o eso creo… Hasta entonces, seguiré pensando en su sonrisa, su mirada, sus gestos, su forma de reír y de estar, y sólo espero que le vaya bien por allí…

Maca! 


domingo, 25 de septiembre de 2011

Tal vez no lloro, pero me duele. Tal vez no lo digo, pero lo siento. Tal vez no lo demuestro, pero me importas.


Noche de sábado, suena la canción que me marcó a principios de verano. Bailo yo sola. Mientras acaba la canción, paro de bailar y me acerco a la baranda, echo un vistazo a la pista desde donde estoy, y en un ligero movimiento de cuello para mirar a la entrada, le veo. Mi corazón se dispara y una sonrisa aparece en mi cara como por arte de magia. Nerviosa, bajo a saludar. Un poco de charla pero nada interesante, permanezco allí “distraída” con la bb con tal de tenerle cerca. Una foto y vuelvo con mis amigas saltando y cantando como una loca. Lo que estaba siendo una noche de ahogar penas del día anterior en vasos de alcohol y bailes, ha acabado siendo con esta inesperada aparición una gran noche. Dicen que cuanto menos esperas a alguien menos tarda en aparecer, pues eso ha pasado esta noche. Una noche de sonrisas, miradas y te quieros gritados entre la música alta para evitar que los oyese aunque quizá me hubiera gustado que los escuchara. Una noche en la que entre baile y baile, no podía dejar de mirarle, y en más de una ocasión interceptó mi mirada, pero me dio igual… Mis ojos han logrado sonreír esta noche en lugar de llorar como noches atrás. Es curioso que una misma persona pueda provocar ambas y más cosas a la vez, supongo… que esto es culpa de quererle.

Maca! 



No hay distancia más grande que donde tú estás...



 

No hay más imposibles que no verte, más mal sueños que perderte, no hay silencios que cayen por ti. No hay más ilusiones que tenerte, más riquezas que quererte, no hay un pobre más pobre sin ti.


# Si no estás, si tú no estás mi vida, no hay imposibles, remedios, ruidos, silencios...

sábado, 24 de septiembre de 2011

Deja que te diga que no estoy tan mal...

Pensar que es mejor así. Tener que asumir que no puede ser, renunciar a tu completa felicidad por verte incapaz de conseguirla. Y tener que conformarte con verle feliz, aunque sea con otra, pero a la vez pensar que tú podrías darle el doble o incluso más de lo que otra le pueda dar. Porque así es la única manera de que estés bien dentro de lo malo. Porque ver su sonrisa de felicidad te ayuda a ti a seguir adelante. Porque aunque solo te baste verle unos segundos, saludarle o si quiera aprenderte su tuenti, aún guardas esa pequeñísima esperanza, para mantener encendida tu felicidad, para hacer aflorar la poca alegría que puedan brindarte esos pequeños detalles. Puede que sea mejor así, pero como dice la canción, si cambias de opinión, seguiré esperándote aquí, siempre, pensando en ti


Maca! 

~ Tan sólo fue un capricho, no lo pienses más, que ya da igual...


Que el alma que hablar puede con los ojos, también puede besar con la mirada...


Hoy la tierra y los cielos me sonríen,

hoy llega al fondo de mi alma el sol,
hoy lo he visto..., lo he visto y me ha mirado...
¡hoy creo en Dios!
                                   G.A. Bécquer



# Bellísimo poema de Bécquer, uno de los literatos más importantes de la época del romanticismo español. He modificado el género (realmente es "hoy la he visto..., la he visto y me ha mirado...") pues se lo dedico a un chico...




" Pero mudo y absorto y de rodillas, como se adora a Dios ante su altar, como yo te he querido... desengáñate, así...¡no te querrán!"
                                      G.A. Bécquer    LIII 



Hoy te he mirado, y en mí he sentido, esa pasión interminable que es QUERERTE...

"...Pero no he sido correspondida, que tus ojillos no han querido ni verme..."


 "Y me siento perdida, yo que tengo de todo, si me faltan tus hilos me encuentro tan sola... Sé que todo ha cambiado, sé que ya no es lo mismo..."





Siempre nos vamos a enamorar, de quien nosotros no se enamora...

viernes, 23 de septiembre de 2011

Aunque pase el tiempo, no te olvidaré :)

Cuando ya has estado enamorada, sientes que nada te llena más de lo que te llenaba tu primer amor. Nadie te gusta tanto como te gustaba él. Adorabas cada centímetro de su cuerpo, no tenía defectos para ti. Sus gestos, sus ojos, su voz, sus labios, su manera de andar, la forma en que te decía las cosas. Nadie te ha hecho sentir como te sentías cuando estabas enamorada. Aunque cada persona haya sido diferente a su manera, sabes que solo él era el único que te hacía sentir como en las nubes con solo decirte una palabra, que lo que tú sentías por él no lo ibas a sentir por nadie. Piensas en él y sabes que estará grabado por siempre, que puedes caer en cualquier momento de nuevo, una y otra vez, te hace sentir única aunque ni siquiera él lo sepa. Y aunque ahora esté hablando en pasado, sé perfectamente que el primer amor nunca se olvida, que puede seguir en el presente, porque es quizás el que marca tu vida para siempre, y él marcó la mía desde el primer momento en que lo miré. Supe que me iba a traer de cabeza a la locura, a la dulce locura que me encantó sentir a pesar de todos los malos ratos que haya pasado. Sin embargo, siempre ocupará el mejor lugar de mi corazón, y de una manera u otra, lo seguiré queriendo…

Maca! 


Quiero sentirte cerca...

No sé como explicarme esto, quizás eres tú el dueño de lo que siento. Aún te quiero como cuando te conocí, no sé por qué yo aún te tengo aquí pero, han cambiado tantas cosas entre tú y yo desde entonces, reconoce lo que siento, pero hoy te lo grito a voces. […] Nunca te lo he dicho, pero desde siempre me encantas. […] Y no existe otro deseo que estar a tu lado amor, quizás sea tu sonrisa la que abrió mi corazón. Solo recuerdo tu voz, tu cuerpo y tu cara. Eres mi vida entera en otras palabras.

 

No estoy llorando, se me metió un recuerdo en el corazón...

Y ya lo sé, que soy una estúpida, que no tengo remedio, que siempre me pasa igual y siempre me llevo las ilusiones rotas a la espalda en esta cuesta que me impone la vida. Pero no puedo evitarlo. No puedo evitar pensar en un “nosotros”, en vano. Me cuesta muchísimo reprimirme las ganas de decirle lo que siento, de gritárselo si hiciera falta, pero soy incapaz. Me es imposible salir un fin de semana sin pensar en si le veré o no. Me resulta dificilísimo no sonreír si le veo siquiera pasar delante mía, aunque sea de lejos. Y no hablemos de mi pulso, me tiembla todo cuando veo su sonrisa, y más aún si tan siquiera me acerco a saludarle y preguntarle qué tal le va. Lo veo conectado y se me van los nervios en danza. ¿Y qué? Ya he dicho que no puedo evitarlo, que me cuesta muchísimo, casi tanto como olvidarle. Esa sonrisa martillea constantemente mi cabeza y su voz resuena hasta en mis sueños. Sigo sintiéndome vencida por mis sentimientos, el corazón vuelve a aplastar a la razón en esta lucha. Y en cuanto vuelvo a verle, es como si empezara de nuevo, olvido que le estoy olvidando, una lucha en un ciclo cerrado que parece no acabar. 

Maca!


Se ha producido un error en este gadget.